Vulnerabilidad, Equipo y Grandeza

Jun 2, 13 | by Benoit Mahé

Hoy te dejo un testimonio impresionante (con su permiso) que Jone, la responsable de una cadena de gimnasios femeninos, Curves, en el País Vasco, le escribe a sus encargadas de centros algunas horas después de un outdoor que animé en Bilbao.

El tema es que después de 6 horas de muchas actividades muy divertidas y participativas con 40 personas, en la ultima actividad de la jornada, punto culminante de la jornada, se les solicita a todos los participantes que pasen por encima de una cuerda a 2 metros de altura con el apoyo de los compañeros. Y en esa actividad Jone se ha caído; o mejor dicho sus compañeros dejaron que se cayera.

Como animador, esperé a que Jone, pese a su legitimo disgusto, lo volviera a intentar. Yo mismo  me hice pasar por encima de la cuerda. Lo que pasó después es memorable y dejo a Jone que lo cuente.

”Quiero compartir con todos mi resumen del día de hoy y ademas os adjunto una foto espectacular. Me gustaría que todo el mundo pudiera leer el mail, así que por favor imprimirlo junto al boletín para que todo el mundo pueda leerlo.

De hoy me llevo la sensación de conoceros a todos un poco mas y que entre vosotras también os conocéis un poquito mas.

Me llevo una receta para preparar un rico guiso con sabor a éxito, con todos los ingredientes!

He tomado conciencia de la necesidad de escuchar. Muchos de los problemas se pueden solucionar con una buena comunicación y escuchando a los demás.

También me he dado cuenta que soy vulnerable y que no debo tener miedo. Debo ser valiente y superar mis limitaciones. Asi avanzare!

Por si me quedaba alguna duda, también ha quedado demostrado que cantar y bailar no es mi fuerte.

Ademas, he aprendido que para sacar adelante las cosas que parecen imposibles, es necesario el trabajo de todos. Sin un equipo unido y solido no se pueden conseguir.

Debemos pensar, calcular los riesgos, organizar el trabajo, repartir las tareas y confiar en que todos haremos nuestra parte, confiar en el equipo.

Después simplemente hay que lanzarse y ponernos manos a la obra.

Y la lección mas importante, si cometemos errores y nos caemos, hay que levantarnos, aprender de lo ocurrido y volverlo a intentar, y así, lo imposible simplemente sucede.

La primera vez que he pasado por la cuerda confieso que he cerrado los ojos. Pero la segunda vez ha sido diferente, en esta foto, se ve claramente que me sujetabais entre todos y sabéis que?

Esta vez miraba al cielo y he visto la  carola sobre mi y un cachito de cielo azul increíble. Gracias a todos por las vistas!

Jone.

Leave a Reply

Your email address will not be published.