En esta Maratón, rebajé mi anterior marca en 14 minutos.

Un maratón… y muchos aprendizajes  

Feb 24, 16 | by Benoit Mahé

Benoit Mahé es PCC (Profesional Certified Coach) de la ICF, autor de Retail Coaching y socio de CapKelenn. Sus crónicas en blog tratan principalmente de la aplicación del coaching en el sector de las tiendas, para conseguir vender más y mejor, incluso con Internet, con personas motivadas. Sus crónicas sobre su hobby del running tienden puente entre la superación deportiva y el desempeño en el negocio. Agradece los comentarios y respuestas en el blog.

¿Cómo mejorar un 7% la marca con 3 años más?

¿Bajan inevitablemente las fuerzas con el paso de los años?

¿Cómo abordar la incertidumbre y el reto? 

Comparto con mis lectores el relato de una Maratón de Sevilla que ha dejado enseñanzas para todos. Los interesados pueden leer mis crónicas anteriores de :

  1. Maratón de Sevilla 2013: 3h27
  2. Maratón de Vannes 2013: 3h30
  3. 10 km de Aranjuez 2015: 39’41

El día antes

Sevilla, domingo 21 de febrero de 2016. 15 grados de temperatura, viento suave y recorrido plano. Se dan las condiciones casi ideales para correr. El día anterior en el tren que une Madrid con Sevilla me dedico a mirar por la ventana. Normalmente en trenes y aviones, siempre trabajo. Pero ese día, me regalo a mi mismo el “no hacer nada”. Lo único que hago en dos horas es escribir en mi ordenador en letras rojas las siguientes palabras: 

“Sevilla 2016: voy a correr a 4’37 para hacer 3h14″

Mi estrategia de carrera va a ser:

  • 10 km a 4’37 (base 3h15)
  • 20 km a 4’30 (base 3h10)
  • 12 km lo mejor que pueda : acelerar o aguantar”

A las 7h, amanezco después de haber dormido como un bebé: todo un lujo. Mi hotel queda muy cerca de la salida; en un pilar del estadio. Esta mañana me siento tranquilo, relajado.

En la línea de salida

Estar aquí en salida de la Maratón de Sevilla es un regalo de un valor inestimable. De entre todas las sensaciones y reflexiones, una palabra emerge por encima de todo: ¡GRACIAS! Pienso en mis compañeros Jaime y Santi -y 6.000 corredores más- que en esa ocasión no pudieron terminar la prueba.

Siempre me embarga una emoción de simpatía por los que no pueden estar aquí: los discapacitados, los enfermos, los ciegos. Admiro muchísimo a los ciegos que corren atados por la muñeca con otro corredor; o los handisport. Tal vez suene a “sensiblería barata”, pero primero lo primero: “tenemos una suerte increíble de contar con buena salud y poder correr hoy aquí. Puede que mañana cambie y por ello disfrutémoslo por ahora… y hagamos todo lo posible para que dure.”

Lo que tu ERES es tu regalo DE Dios; lo que tú HACES es tu regalo A Dios.”

Si consideras la población total y en un gráfico, en un eje, de un lado pones la depresión y del otro del eje, la felicidad; en esta línea de salida de carrera, te encuentras básicamente con mucha gente feliz que hace inclinar la balanza hacia el lado bueno. Correr te aleja de la depresión y te acerca a la alegría. En efecto, sin haber aun pasado la línea de salida el solo hecho de estar aquí y ahora en la salida de meta implica muchos cambios, algunos muy profundos.

En mi caso, en los tres últimos meses, he experimentado muchísimos cambios; algunos de los cuales definitivos:

Cambios en la alimentación

Al fin me he puesto en serio con la alimentación sana (“el médico llega cuando el paciente está listo”…). Lo cierto es que, hasta ahora, con 45 años, nunca le había prestado mucha atención. Confiaba en la buena cocina en casa (mi mujer es, entre muchas otras cualidades, una formidable cocinera) y hacía la vista gorda con muchos hábitos de los que soy el único responsable. Hace tres años engordé tres kilos no lograba quitármelos de encima incluso con la intensidad de los entrenamientos pre maratón. Pero hace poco más de un mes, descubrí y comprobé que sobre estos temas de alimentación ya emergen consensos y unanimidad, pese a los lobies. Me ayudó mucho una entrevista del Dr Joyeux. De ahí, tomé las siguientes decisiones:

  • Abandoné la leche de vaca y yogures; ya que solo el ternero los necesita. Hay leches mucho más saludables.
  • Lo primero que tomo en desayuno es limón en agua caliente
  • Reduzco la carne roja y la charcutería
  • Como fruta antes de comer
  • Reservo la cerveza para después de la carrera como premio; y solo ahí.
  • Cambié springles, cacahuetes y otras chucherías varias por nueces, almendras e higos deliciosos.
  • Descubrí la comida Bio.
  • Observé que muchos amigos y familiares alrededor mío ya lo hacían; no me había dado cuenta (“las cosas no son como son; son como las miras” y uno mira lo que le interesa”). Producen su propio pan con una harina que controlan

Cambios en el peso

Consecuencia de lo anterior (¿o no?), fueron cayendo uno a uno los kilos. Y así me reencontré con mi peso ideal para la carrera. Cabe destacar también que, en estos últimos 3 meses, batí mi record en una 10k (en Aranjuez), rebajando en más de 1 minuto una marca que se me resistía desde hacía más de 2 años, pasando la barra psicológica de los 40 minutos. (ver crónica)

Cambios en la disciplina

Redescubrí el valor de la disciplina y así lo estoy compartiendo con mis alumnos y clientes en Retail Coaching. Me centré en “hacer lo que está escrito en el papel”, “hacer lo que hay que hacer”. En mi caso, por ejemplo, cuento con un plan de entrenamiento detallado preparado por nuestro coach Chema (muchas gracias a él) y que imprimo cada mes. Pues hasta ahora sencillamente me saltaba el gimnasio, la musculación. Porque no me gustaba. Estos tres meses lo incorporé y en serio. A mis clientes les invito a que hagan lo mismo, a que completen sus coaching con empleados, a que realicen de verdad sus observaciones de venta en tienda con checklist, como si de entrenadores se tratara. A que vayan a su gimnasio particular para mejorar 7% el ritmo de su negocio. Ensayar, repetir, hacer role plays… Como decía Picasso, “el genio es diez por ciento inspiración y noventa por ciento transpiración”.

Cambios en los estiramientos

Una fisioterapeuta supo explicarme las cosas a tal punto que… hasta yo las entendiera. Me explicó cómo el musculo en el esfuerzo retiene CO2. Gana fuerza y pierde flexibilidad. Estirar permite liberarle del CO2 y reactivar la circulación sanguínea. La mitad de las personas (aprox) necesitamos entender el “para que” de las cosas (los N en MBTI, los intuitivos). Una fisio supo hablar a un N y empecé a estirar lo más seriamente que pude.

Lo primero, las amistades 

Correr es ante todo una cuestión de amistad. Algunos conocidos han conseguido correr maratones con entrenos solitarios, pero mi experiencia es que la diferencia en disfrute y desempeño es incomparable. La evalúo a 25%-30%. En mi trabajo nos aporta muchísimo nuestra comunidad de coaches; algunos conferenciantes o consultores trabajan solos. Siempre he perseguido las redes colaborativas, que funcionan tanto en el deporte como en el negocio. Además, desde hace cuatro años participo del Club Miacum Las Rozas con nuestros entrenos del martes de 20 a 22h (¡que siempre acaban con una buena cerveza!) y las tiradas del domingo en Casa de Campo (el mejor parque urbano de Europa), seguidas del obligatorio desayuno en el Urugallo. Estos últimos 3 meses en particular nos hemos visto varios grupos por nivel , incluido el nivel de los 3h 20m.

Aquel domingo por la mañana, después de pasar nuevamente por el baño (todo cuenta), me encuentro con Charly y Andrés en el cajón de salida 3h15-3h30. Juntos vivimos los minutos previos a la salida; esta emoción intensa, estas ganas del niño que quiere irse al agua, la música que va subiendo en los altavoces. Y lo cierto es que pudimos correr el primer kilometro juntos. Mi amigo Andrés tiene una expresión: “correr con cabeza”, lo que significa en su boca: “prudente”; y además su reloj le da tiempos distintos al mío! Salimos a 4’45 y a el le daba 4’30. Fue muy bonito salir juntos, pero el maratón es una cuestión individual. En el kilómetro uno, me escapé.

Veía el globo del sub3h15 a 30metros. No tenía obsesión por seguirle. Lo alcancé de forma natural. Y lo pasé en el km3.

 

La Maratón de Sevilla es una prueba dura de resistencia.

El kilómetro 10: La sabiduría interior

Voy por el kiómetro 10 y constato que estoy bien. Escaneo mi cuerpo, mis sensaciones… todo marcha bien. Mi reloj me marca menos de 4’30” y me pregunto“¿estaré yendo demasiado rápido?”. Este plan de correr a 4’30, muy por debajo (25 segundos menos) de lo que hice en mi maratón anterior, puede llevarme a petar y no poder terminar. ¿Cómo saber que estoy haciendo lo correcto? En este dialogo interior, muy intenso en la cabeza de cualquier corredor, emerge este concepto de “sabiduría interior, aplicada a la toma de decisión”.  Esta sabiduría necesaria para salir de la zona de confort y abordar territorios nuevos, tal vez llenos de promesas.

“Benoit, tu cuerpo y tu cabeza saben que tienes que completar 42,195 kilómetros. En este momento te dicen que puedes ir a este ritmo. Atiende esta voz.” Una cosa son los cálculos y los planes; otra cosa es saber escuchar su sabiduría interior. Aquella fuerza benevolente en nuestro interior que nos dice con cariño hasta donde podemos ir, estimulando la superación y la toma de decisiones convenientes.

Casualmente quienes me están inspirando en este momento del km10 son mis tres hijos. Cada uno de ellos. Por haberme demostrado en las últimas semanas un ejemplo de hacer buen uso de su sabiduría interior. Aquí van los ejemplos concretos que me inspiran (y en los que no habría reparado si no fuera por este momento de elevación que es correr):

  • Adrien, de 17 años, decidió inscribirse de ayudante voluntario con su amigo Amaury para una carrera Trial hace 2 semanas. El ser voluntarios les da acceso a correr la siguiente carrera gratis. Les llevé en coche a un pueblo “perdido” de la sierra un sábado y les dejé en la plaza solos a las 15h30; y volverían solos el domingo en autobús. Les darían un alojamiento precario y comida. Volvió encantado e inspirado a casa por haber entregado bebidas a atletas… y también por haberlo pasado muy bien con el equipo la noche anterior. Olé por el adolescente que sale de su sofá y deja a un lado su smartphone para experimentar lo desconocido… ¡a ver si por ahí hay algo interesante!
  • Loïc, de 15 años, necesita encontrar una práctica de “descubrimiento de la empresa” de una semana (fortaleza del sistema escolar francés que un joven ya puede sensibilizarse al mundo profesional y pruebe antes de su orientación universitaria). Lo comenté con mi prima que trabaja en una prestigiosa empresa y finalmente no resultó; pues Loïc, aprovechando que se cruza con el padre de un buen amigo, va y le pregunta. El padre le responde que… “Sí, envíame tu carta de motivación”. (¡Gracias Luis!) Ole por el joven que se atreve, que no le da mil vueltas, que da el paso al frente, que se enfrenta a la realidad, que sabe que si su cabeza le sugiere de dar el paso, es porqué está bien.
  • Arthur, de 10 años, cumple un tiempo en Inglaterra. Le vamos a buscar al final de cada periodo de 6 semanas que se suele terminar por una ceremonia con coros el viernes a las 14h. Pues en ese caso, Arthur me llamó unas semanas antes y me pidió si podía venir el día anterior porque también tenía teatro … el jueves. Esto significaba tomarme 1 día más fuera de mi ritmo de trabajo. Me emocioné mucho al verlo actuar en teatro y en coro. Lo que más me emocionó es que él consiguió con sencillez que me tomara 2 días completos para presenciar su obra teatro y su coro. Obviamente fueron 2 de mis días mejores invertidos de los últimos meses.

Dar el paso, confiar en que lo que quieres hacer. En ese kilometro 10, siento que puedo “expresar y exprimir” mi potencial, pese a ir 25 o 30 segundos por km más rápido que mis maratones anteriores, recibo la validación interior: ¡dale! Al igual que mis hijos, lo que quiero hacer es lo que tengo que hacer.

Estos últimos meses leí varios libros sobre la dimensión antropológica del correr. En efecto de las 65.000 generaciones que llevamos los seres humanos, esa práctica nos une. Correr una maratón te une con lo más profundo y atávico que llevas dentro: las ganas y la necesidad de correr. Recomiendo en particular “Born to Run”, de Christopher Mc Dougall.

El kilómetro 30: En el borde del camino

“Vamos campeón!”

Van pasando los kilómetros. La trasmisión de la energía resulta fabulosa en una prueba de maratón. El público envía una energía productiva. En particular las mujeres, esposas, madres…

“Allez Benoit! C’est merveilleux ce que tu fais!”

Eso lo dice Carole, en los km17,2 y km26,2. Carole es también Coach CapKelenn, amiga y vive en Sevilla. Esa mañana de domingo, cogió su bici y se vino con Álex, su hijo de tres años, para darme apoyo… y entregarme de paso mis botellas isotónicas (Vitargo Pro). ¡Muchas gracias Carole! En ese dialogo interior del corredor, las muestras de apoyo en el borde del camino estimulan el avance, marcan etapas, ocupan la cabeza unos kilómetros.

También se expresan los países. En una curva veo varias familias con banderas francesas cantando la marsellesa. “Vive la France” grito del otro lado. Redoblan las voces y la fraternal complicidad patriótica. Unos kilómetros más allá: bandera de Chile; me acerco y empiezo yo con el himno: “Puro Chile tus cielos…!” “Vamos huevón!” me dice. Los otros países muy presentes en el borde del camino son Portugal y Holanda, (siempre muy demostrativos y disfrazados los holandeses!)

En el borde del camino también se encuentran los avituallamientos.  En ese caso, están disponibles cada 2,5 km y por ambos lados de la calzada. ¡Todo un lujo! La organización del maratón de Sevilla resulta espectacular: la gestión de flujos está muy bien estudiada. Pese a la masa de gente, 13.000 corredores, no se forman aglomeraciones molestas en ningún momento: guardarropa, baños, avituallamientos… Felicidades y Gracias al grupo de organización y a los cientos de voluntarios de esta carrera.

En este video al paso por la media, se nota cómo paso feliz y cantando “West Virginia”… me chifla esta canción. (Ya lo sé! siempre voy cantando…)

Todavía en el km30 (ver video) voy ligero acompañado de mi amigo de un día, José, de Valencia, con quien recorrimos juntos unos 10km.

Me tomo los 3 geles que llevo en bolsillo trasero en km 15, 25 y 30. Me ayudan.

El kilómetro 35: El momento de la verdad

La sensación que tenía hasta ahora es que los kilómetros pasaban muy rápido. Y así, sin darme cuenta, avanzaba ya por el kilómetro 35 atravesando el magistral Parque de María Luisa. Estoy compitiendo con la categoría superior: mi dorsal naranja está compitiendo con dorsales negros e incluso verdes, señales de cajones más rápidos en principio.

Benoit Mahe compitió en la Maratón de Sevilla de 2016.

Ay… siento que me cuesta, en el preciso momento de esta foto. José se me adelanta. Miro reloj. Mi ritmo se acerca peligrosamente a 5 min/km. En mi cabeza aparece la imagen de la espalda de Charly que se me va en la media maratón hace menos de un mes en el km18, y me deja sin recurso… (es cierto al bajar de un avión tras 6 días México y jetlag).Siento que este es el momento de la verdad. El momento de los valientes. El momento de la cabeza.

Benoit Mahé avanza firme hacia la línea de meta.

Me cuesta hacer cálculos exactos de tiempos, pero creo que si me mantengo en este ritmo, sigo con posibilidades de llegar antes de 3h15, ya que mi ritmo hasta ahora está basado en 3h10; tengo ese margen. Entro en modo “aguantar”. Cada paso cuenta. Capacidad de sufrir. No busco cosas extraordinarias; solo seguir. Pasamos por la Giralda, catedral de Sevilla, me sirve para invocar a Dios, sea cual sea su apellido, a que me acompañe hasta el final. Voy aguantando…

Me tranquiliza constatar en reloj que no hay hemorragia. Incluso consigo el km39 en 4’48. El publico redobla de aplausos. Sigo; aprieto los dientes. Voy aguantando… Ya se ve el estadio. 

La llegada

Paso por el túnel del estadio. Al igual que en 2013, estoy aliviado sin que me embriague la emoción. De hecho consigo forzar el ritmo y terminar fuerte y… entero como se aprecia en este video en meta. Paso bajo meta en 3h14’45; tiempo neto: 3h13min36.

Acabo de rebajar… ¡14 minutos mi record anterior!

En esta Maratón, rebajé mi anterior marca en 14 minutos.

No estoy destrozado como otros maratones o mi 10km de Aranjuez o mi ultima media (donde pinché). Me entregan la medalla; Me tiendo en el suelo para descansar; lejos quedan aquellas imágenes del samu que imaginé más de una vez en mi cabeza. Te planteas necesariamente lo peor que puede pasar, cuando quieres tutear tus limites. Encuentro una zona de sol, fuera de la sombra del techo del estadio de la Cartuja. La organización nos ha entregado unas bolsas térmicas (tipo basura que vienen muy bien). Descanso y… disfruto mucho. Mucho…

Después de unos minutos, abriendo los ojos veo a Charly. Grito su nombre. Se acerca y me pregunta:

  • “Cuanto?”
  • “13” (por 3h13);
  • “jod…”
  • Y tu? 18.

También se acerca Andrés: “3h19”. Me pongo de pie. Nos abrazamos los tres en un largo y sentido gesto de congratulación. Alegría del esfuerzo recompensado. Nuestro grupo ha funcionado; todos hemos mejorado. Compartimos muchas tiradas largas juntos y con Silvano (que hoy no está pero en quien pensamos), muchas series, controlados, progresivos… y hoy hemos logrado rebajar nuestra marca entre 7 y 14 minutos.

La carrera acabó con una banquete entre amigos.

Al igual que en Asterix y Obelix, esto siempre termina con un banquete, en este caso… ¡andaluz!

La carrera acabó entre amigos y risas.

Y ahora, ¿qué?

Somos aficionados y esta búsqueda de la superación no es más que un hobby, una ilustración de nuestra capacidad de revelar lo mejor de nosotros; y muchos corremos para nuestro equilibrio, para ir a trabajar el lunes con buena salud y animo alegre. Ahora, la aritmética dice que si reduzco de nuevo 14 minutos mi tiempo en una próximo maratón, pasaría por debajo de… las 3 horas. Pero eso es solo… aritmética. Creo que lo intentaré, pero me tomaré mi tiempo. Tal vez dos años… o tres. Mi tío Bernard corrió 20 maratones y llegó a… 3h00’06” (Grrr… qué poco faltó). Su ejemplo me inspira y me gustaría regalarle un sub-3h a la familia. Varios compañeros de club, algunos mayores de 50 años siguen mejorando marcas (¡enhorabuena José Manuel por ese 2’57!) e inspiran a seguir.

Por lo pronto, supongo que descubriré también otro tipo de disciplinas conexas: los trails, los triatlones y otras…

Muchas gracias a todos… 

Benoit Mahé

Ps: aquí van los tiempos por kilometro para los más interesados

Km Tiempo acumulado Ritmo medio
1 4:44.9 4:45
2 9:06.3 4:21
3 13:33 4:26
4 18:04 4:31
5 22:36 4:33
6 27:09:00 4:32
7 31:43:00 4:35
8 36:15:00 4:31
9 40:47:00 4:33
10 45:15:00 4:28
11 49:41:00 4:26
12 54:09:00 4:28
13 58:33:00 4:24
14 1:03:05 4:32
15 1:07:33 4:28
16 1:12:01 4:28
17 1:16:27 4:27
18 1:20:53 4:25
19 1:25:24 4:31
20 1:29:56 4:32
21 1:34:18 4:22 ritmo medio 1ª 1/2 4:29
22 1:38:43 4:25
23 1:43:06 4:23
24 1:47:29 4:23
25 1:51:55 4:26
26 1:56:24 4:29
27 2:00:58 4:34
28 2:05:25 4:26
29 2:09:47 4:22
30 2:14:18 4:31
31 2:18:42 4:25
32 2:23:13 4:31
33 2:27:45 4:32
34 2:32:17 4:32
35 2:36:56 4:39
36 2:41:48 4:52
37 2:46:38 4:51
38 2:51:32 4:54
39 2:56:20 4:48
40 3:01:20 5:00
41 3:06:16 4:56
42 3:11:11 4:55
43 3:13:39 4:38 ritmo medio 2ª 1/2 4:36
Total 3:13:39

 

Leave a Reply